Estructura del Coaching

Bue día estimados lectores, los invito a leer está publicación donde les menciono la estructura que debemos seguir para realizar una intervención del Coaching.  

Acompáñenme!!!!!! 

El presente escrito  plasma los momentos del proceso de  la estructura del coaching abordando las preguntas  (¿cuáles son y en qué consisten?) para dar respuesta al modelo de intervención del Coaching.

coaching-954x375

 Elementos estructurantes de la intervención

Primeramente es primordial  entender  la terminologías del   coaching  ya que dan prueba de una gran flexibilidad para adaptarse a la situación. Esquemáticamente el coaching exige definir el problema, fijar el objetivo, darle validez y trabajar sobre sus soluciones.

Coaching” [Se pronuncia “Couchin”] Es la disciplina, la metodología a través de la cual, una persona o un grupo de personas identifican y realizan los cambios necesarios para conseguir su objetivo.

Coach” [Se pronuncia “Couch”]  Es el profesional, con formación especializada en Coaching, que acompaña a las personas en su proceso de cambio.

Coachee”  [Se pronuncia “Couchíí”] Es la persona que hace y se responsabiliza del proceso de cambio para conseguir su objetivo. También se le puede llamar cliente, pero nunca paciente.

Se estructura alrededor de los 4 elementos siguientes: coaching

  1. Definición del problema del cliente.
  2. Análisis de la petición.
  3. Establecimiento del contrato.
  4. Exploración resolutoria.

El problema del cliente se aborda mediante la pregunta ¿de que se trata? Y el coach responde ¿qué espera de mi? Es la narración por parte del coachee al coach exponiendo y verbalizando el problema a solucionar. Es importante que durante este proceso el coach utilice las herramientas de “escucha e interrogatorio” (Ángel, P. &  Amar, P.87). Es importante mencionar  que las primeras narraciones por parte del coachee iniciará el problema de lo mas visible, se sabe que mientras el proceso continúe el problema se irá complejizado y ahondando en el ser y hacer del coachee. Haciendo que el cliente presente su necesidad o problema. El coach y el coachee establecerán   acuerdos sobre los objetivos, plazos, plan de acción que se desean alcanzar, estableciendo  sesiones para posteriormente elaborar soluciones.

El segundo elemento,  el análisis de la petición. El relato de la problemática del cliente conduce a la formulación de un objetivo en la forma de una petición, de petición del coach a su cliente. ¿Qué espera usted de mi? El coach fungirá de guía para que el cliente explicite que ayuda busca por parte del coach. “(….) una petición real crea unas expectativas y una movilización que el coach utiliza y que contribuyen a su eficacia” (Ángel, P. &  Amar, P.89).

El análisis de la petición invita a volver sobre el problema para concretarlo mejor y permitir al coach la elaboración de hipótesis sobre las necesidades del cliente. La petición a menudo tiene tendencia a evolucionar en el coaching a medida que los desafíos mas profundos del cliente van saliendo a la luz.

En le tercer elemento, llamado establecimiento de contrato es durante este proceso que el coach debe confirmar el objetivo mediante la verbalización explicita al coachee. En el contrato se comprende por “las obligaciones y desafíos personales” (Ángel, P. &  Amar, P.92) que el mismo coachee se impone por cumplir. El análisis transaccional distingue tres tipos de contratos: contrato de negocios, contrato relacional y contrato secreto. (Ángel, P. &  Amar, P. 92).

beneficios-coachingEl análisis transaccional define 3 tipos de contratos:

-Contrato de negocios: define los términos objetivos del acuerdo: finalidad, tarifas, duración, desarrollo y condiciones. En coaching es el contrato jurídico con la institución que se ha encargado de la intervención.

-Contrato relacional: define las modalidades de relación entre las partes implicadas. Acuerdos sobre el contenido y proceso; en el coaching el contenido es la petición y el proceso.

-Contrato secreto: retos psicológicos conscientes e inconscientes de los participantes en el intercambio.

En el cuarto y último  elemento  es la exploración resolutoria. Esta fase “está orientada hacia la búsqueda de posibles vías para la mejora de la problemática, de una mejor utilización de sus recursos y de la expresión de su potencial” (Ángel, P. &  Amar, P.93).

 Exige el coach cualidades de escucha, cuestionamiento, diagnóstico, confrontación, feedback y metacomunicación. Coloca la problemática del cliente en un contexto sistémico más amplio creando vínculos y coherencia entre acontecimientos no relacionados aparentemente. Apela la creatividad del coach hacia una forma mas motivadora. De esta manera el coach apoya al cliente a clarificar las posibles   soluciones a sus problemas y a reafirmar sus competencias con las que cuenta.

Bibliografía

Ángel, P. &  Amar, P. (2007). Estructura del coaching. En Guía práctica del coaching (pp. 85-94). Barcelona: Paidós.

Anuncios

About the post

Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: